Uno de los trillizos de viuda embarazada muere

Algunas veces, la vida te da y te quita cosas al mismo tiempo, y un período de mucho dolor puede ser compensado por un acontecimiento muy feliz. Esto es exactamente lo que les pasó a Courtney y Bryan Hill de Chicago. Bryan era un soldado que había sido enviado a Irak, Kuwait y Afganistán. Se había enfrentado a situaciones muy peligrosas, pero siempre se las había arreglado para salir ileso. Finalmente, decidió retirarse del Ejército y llevar una vida tranquila y alegre con su familia. 

Pero, por desgracia, esa felicidad duró muy poco. En febrero de 2016, Bryan murió en un trágico accidente de carretera. Courtney perdió a su amado esposo, y su hija Reagan se quedó sin padre. Mientras Courtney hacía todos los trámites para el funeral, la vida la volvió a sorprender con otra noticia: ¡estaba embarazada! En el funeral, Courtney le susurró al oído estas palabras a su amado compañero: "Cariño, vamos a tener un bebé".

Pasó un mes, Courtney estaba tratando de poner en orden su vida, cuando, de repente, empezó a sentir un dolor repentino en el abdomen inferior. Temiendo un aborto, Courtney acudió de inmediato al médico. Después de una revisión exhaustiva, el doctor le dio una noticia asombrosa: ¡estaba esperando trillizos, dos niños y una niña! Recuerda el momento claramente: "Me quedé sin palabras. Era maravilloso pensar que tendría tres bebés que me recordarían a Bryan". Pero el destino tenía otros planes para esta joven viuda.

En la semana 25 del embarazo, los médicos le informaron a Courtney de que, por desgracia, uno de los bebés había muerto en el útero. Estaba destrozada , pero decidió darle un nombre a su hijo, fallecido: Brady. Por suerte, los otros dos bebés, Miles y Harper nacieron perfectamente sanos. Courtney y Reagan estaban encantadas con la idea de aumentar los miembros de la familia. Courtney sabe que Bryan estaría orgulloso. 

Con frecuencia, la gente le pregunta a Courtney si los bebés son gemelos y ella siempre les da la misma respuesta: "Son sobrevivientes de trillizos".

Courtney sigue en duelo por la pérdida de su marido y su hijo, pero sabe que Bryan fue un luchador y una persona fuerte. Ella, por su parte, se alimenta del amor que se tuvieron en vida. Ahora, su objetivo es disfrutar al máximo cada día al lado de sus niños.

Courtney sabe de primera mano que la felicidad puede ser muy frágil, y esta historia nos recuerda que siempre debemos estar agradecidos por lo que tenemos.

Créditos:

Marketium, Facebook

Comentarios

Más de Nolocreo