Transforman a perra desnuda y herida que se arrastra por el puente

No hay nada peor que la violencia contra los animales. Aunque hay algo aún peor: ver a un animal sufriendo y no hacer nada al respecto. Esto es exactamente lo que le pasa a la perrita Kelsey.

Kelsey es una perrita callejera que vaga por las calles de Bali. Las graves erupciones cutáneas que sufre han provocado que se le caiga mucho pelo. Nadie sabe de qué raza es.

Imgur

Un día unas personas la encuentran en la calle y se preocupan. Kelsey está cubierta de pulgas y exhausta; ni siquiera puede escapar. Apenas reacciona cuando la acarician y mira a su alrededor con aire triste.

Imgur

Las personas que la encuentran la envuelven en una manta y la meten en su coche. Si se hubiera quedado en la calle, Kelsey hubiera muerto. Incluso dentro del coche parece pequeña y perdida.

Imgur

A continuación, llevan a la aterrorizada perrita a un hospital veterinario, donde empiezan a tratarla inmediatamente. Kelsey lo soporta todo sin una queja; ya está acostumbrada a pasar dolor y miedo.

Imgur

A la pequeña le dan de comer antes de ver al veterinario. Pero pese a la amabilidad de sus rescatadores, Kelsey no confía en la gente a causa de sus experiencias pasadas.

Imgur

Sin embargo, pese a ser la imagen viviente de la pena, los veterinarios están sorprendidos de lo tranquila que está.

Imgur

El tratamiento ha comenzado a surtir efecto. Solo una semana después, Kelsey ya sonríe frente a la cámara. El pelo no le ha crecido totalmente, pero muchas de sus heridas se han curado.

Imgur

Incluso se siente lo suficientemente segura como para ir a saludar a los otros perritos. Hace solo unos días esto hubiera sido impensable.

Imgur

La pequeña se convierte en una cariñosa y atenta perrita. A veces simplemente se queda sentada oteando el horizonte; seguro que está pensando en todas las galletitas que va a comer en el futuro.

Imgur

Por fin empieza a crecerle el pelo de nuevo. Ahora tiene un precioso pelo blanco y aún se adivina su brillante piel debajo.

Imgur

Tras una total recuperación, Kelsey ya parece una perrita como las demás. Parece que su triste mirada y su desconfianza se han evaporado por completo. Kelsey podrá ser adoptada muy pronto.

Imgur

La pequeña es apenas reconocible. Es difícil de creer que, solo hace unas semanas, tuviera la piel cubierta de costras y anduviera atemorizada con la cola baja.

Imgur

Pero entonces llega el final feliz: ¡Kelsey es adoptada! Esta foto llega al hospital veterinario donde la curaron. Kelsey parece una perrita totalmente diferente a la que encontraron hace unas semanas.

Imgur

Esta perrita es hoy irreconocible gracias al amor y afecto de estas maravillosas personas. Estas fotos muestran que todos los perritos merecen una segunda oportunidad y pueden llegar a ser realmente bonitos. Kelsey vive ahora feliz y contenta en un hogar con una familia que la quiere y ha olvidado el pasado por completo. Muestra a todo el mundo cómo cualquier perrito puede recuperar la sonrisa y comparte estas imágenes con todos tus amigos.

Comentarios

Más de Nolocreo